Sueños y realidades

“Tras el vivir y el soñar,

está lo que más importa:

despertar.”

Antonio Machado

 

Despertar es un verbo que usamos mucho en las disciplinas de desarrollo de consciencia. Nos referimos a salir del letargo, del automatismo.  Abrir los ojos a nuevas realidades.

Sin embargo si es que hubiera un solo momento de “despertar”, es seguro que para sostenerse en esa nueva realidad, son necesarias acciones cotidianas .

Es natural sentir dudas frente a lo nuevo, descorazonarse, perder el rumbo.  Pareciera que hay una inercia que quiere llevarnos hacia atrás.

A mí me pasa por las mañanas que despierto con una lucidez increíble,  en los primeros minutos del día, me llueven ideas, conexiones , posibilidades… y  si no acciono en ese mismo instante, ya sea tomando notas escritas o definiendo qué de todo eso voy a poner en marcha ESE día….  las pierdo!!!  como un balde pinchado.

Muchas personas aun no dimensionan la importancia del dormir. Creen que se trata de un tiempo perdido, improductivo.  Yo me incluía en ese grupo hasta hace un tiempo. Lo confieso.

Sin embargo, hoy se conoce, no solo lo necesario que es a nivel físico y neurológico, sino que además, nos abre la puerta a una dimensión espiritual muy profunda.  En ese espacio, como si fuera un agujero negro, es donde se resuelven casi todas nuestras situaciones vitales.

Recomiendo muchísimo ver los videos del Dr. en física Jean Pierre Garnier Malet, y sus teorías sobre el desdoblamiento del tiempo.  Aquí te dejo uno de los tantos: https://www.youtube.com/watch?v=EBLAvub3v8c

Antiguamente, la sabiduría popular recomendaba consultar nuestras dudas “con la almohada”.  De dónde viene eso?

Bueno, resulta que en nuestro estado de vigilia, donde creemos que somos enteramente “NOSOTROS”, en realidad estamos usando un mínimo porcentaje de nuestras capacidades.

Se calcula que eso que creemos que somos, que sabemos y conscientemente manejamos es apenas un 5 % de nuestra capacidad.  Dónde está el resto!?!?!?

No os preocupeis.… está también aquí, dado que no existe otro tiempo. Solo que no es fácil acceder a ese TODO. Lo bueno es que por las noches, cuando cerramos los ojos y nos sumergimos en la magia del soñar,  se abren las puertas de ese otro universo, y nuestras antenitas captan muchos mensajes .

Me fui un poquito de tema… para contarte por qué al despertar, antes de salir de la cama, estamos entre esos 2 mundos… uno bastante lineal y otro completamente salpicado, espiralado, misterioso,

De ahí que haya que tener el anzuelo listo para pescar aunque sea algo de  lo que  nos llega de manera desordenada, a veces con sensaciones, imágenes, intuiciones.

Hay 2 cosas que me parecen super importantes:

La primera es irnos a dormir con alguna pregunta, pedido, o incluso, una declaración. Qué es una declaración? Es una frase que, dicha en tiempo presente y en positivo, establece un cambio, un quiebre con tu mundo anterior.  Por ejemplo, una declaración para mí podría ser: “encuentro el contenido y la imagen que me representa totalmente  para mi canal de youtube”.

Por la mañana, recibo la información que llega, de ese y tantos otros temas que se estuvieron ordenando durante mi “in-consciencia”.

A despertar, anoto en una libreta lo que me hace sentido, me parece relevante, o me aporta algo novedoso.

La segundo y tan importante como lo primero es agilizarnos y poner en marcha ALGUNA ACCIÓN. Sí, hoy mismo.

Y aquí vuelvo al inicio de este post: Despertar es una bendición, un regalo que “sucede”.  Mantenernos despiertos es una decisión  y nuestra responsabilidad cotidiana.

Esta  tarea  consiste, a mi entender, en procurar que el botón de “asombro” esté en encendido permanente,  confiando en el corazón, desafiando los prejuicios de la mente y la pereza del cuerpo  (cuántas cosas nos hemos perdido por priorizar la flaca….)

Sintetizando, a modo de exploración, te propongo probar durante 1 mes, estas 3 consignas:

  1. Hacer una pregunta, pedido o declaración justo antes de dormir.
  2. Anotar lo que aparece al despertar (aunque te parezca que no está relacionado!)
  3. Accionar una cosa al día, por pequeña que parezca.

Espero que esto te sirva… lo pruebes y me comentes como te va.

Te acompaño.

Hasta la próxima.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *