ACCIÓN – INACCIÓN- REACCIÓN

Habiendo aclarado ya que, para la astrología, lo que acontece a nuestro alrededor nos atañe por ser parte de nuestro “escenario/destino”, me pregunto si es posible ubicarse adecuadamente en alguna de las categorías de acción- inacción -reacción.
Si depende de mí, de movimientos que se producen fuera de mi voluntad, de la dinámica del grupo y su potencial de evolución. Probablemente de todo a la vez.
Partimos de las reacciones “instaladas”, esas que nos salen como por defecto. Durante mucho tiempo en la vida, pareciera que no hay otra opción, son las únicas lentes que llevamos puestas.” La culpa es del otro” y “yo soy asi”.
A medida que la vida nos va puliendo, tomamos nota de nuestros hábitos reactivos. Comprobamos que las mismas respuestas nos llevan a los mismos lugares. Empezamos a sentir la necesidad de cambiar. Como leones hambrientos, sentimos que debemos frenarnos, atarnos, imponernos dolorosos castigos o premiarnos ante los “logros” que creemos conseguir. Un poco a la fuerza, vamos probando otras respuestas, algunos silencios, tomar distancia, replantearnos las cosas. Y por fin aparecen, como la escucha del Universo, algunas propuestas diferentes. Que sabremos aprovechar, o no.
Pienso en el Dharma, la acción correcta. Correcta para mí, para el otro, para la situación. En aquella parábola por la cual una acción, antes de ser realizada, debía pasar por las tres rejas: la de la verdad, la de la bondad y la de la utilidad.
La acción desde lo más alto de nuestras posibilidades suele venir desde algún empujón evolutivo. No sucede en cualquier momento, ni siempre estamos realmente disponibles a saltar.
Por cierto, la mayor parte del tiempo nos parece más fácil obrar desde la reacción automática, siempre y cuando la Vida no esté allí con sus carteles luminosos diciéndonos: CLAUSURADO. DEBERÁ BUSCAR OTRO CAMINO.
Y es en ese momento, frente al abismo, en las que tomamos la decisión de avanzar confiando en que las alas se abrirán, o nos dejarnos comer por nuestra propia fiera enceguecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *